[#240] El espectáculo no es cultura como la rueda no es el automóvil. Evidentemente forma parte, pero la parte no es el todo. Es muy simple, para que la parte –la rueda– pueda considerarse integrante del todo –el automóvil– debe reunir unas determinadas características que posibiliten y garanticen su funcionalidad. Deben ir ligadas a la carrocería mediante un determinado eje, deben guardar unas condiciones de elasticidad, de agarre, deben estar unidas a un motor que les haga rodar… La rueda, por si misma, no es sino un invento extraordinario sin un valor en su aislamiento. El espectáculo es si mismo estupendo, necesario, saludable… pero, como la rueda, es necesario que esté integrado en una estrategia superior.

El espectáculo no es cultura como la rueda no es el automóvil. Evidentemente forma parte, pero la parte no es el todo. Es muy simple, para que la parte –la rueda– pueda considerarse integrante del todo –el automóvil– debe reunir unas determinadas características que posibiliten y garanticen su funcionalidad. Deben ir ligadas a la carrocería mediante un determinado eje, deben guardar unas condiciones de elasticidad, de agarre, deben estar unidas a un motor que les haga rodar… La rueda, por si misma, no es sino un invento extraordinario sin un valor en su aislamiento. El espectáculo es si mismo es estupendo, necesario, saludable… pero, como la rueda, es menester que esté integrado en una estrategia superior.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: