[#281]

Cuando al capitalismo industrial le sigue el cognitivo (invento también perverso para ocultar viejísimas prácticas) es que estamos inmersos en un modelo de redistribución de las prebendas mucho más peligroso que aquel que jugaba con los objetos y las propiedades materiales. Ahora son los símbolos, los afectos los que entran en el mercado.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: