[#298]

El poder de los símbolos suele ser más fuerte que el de las armas. Hoy en la sociedad “civilizada” en la que nos movemos los de este “primer mundo”, desvalijar la cultura es una de las más potentes estrategias para el control de estos símbolos. Ya no impresionan ni catedrales, ni pirámides, ni palacios versallescos, por eso las formas de provocar ese estremecimiento cambian y, visto ya todo, lo que queda es descerebrar directamente a la población. La banalización  de la cultura, de la vida pública, del sentido político del ciudadano, es acostumbrarlo a una esclavitud blanda y agradecida que no cuestiona ni es capaz de critica intelectual alguna.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: