[#512]

Es así que la cultura, hoy por hoy, existe en la medida que es comercializable. Es evidentemente un paradigma reductor y depredador que devuelve también una retórica perversa: la defensa de que sin economía la cultura ya habría desaparecido. Esto obliga a “otras culturas” a desarrollarse del modo “correcto” o a desaparecer. El mercado como única forma de integración olvida lo sustancial.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: