[#628]

Todos los productos artísticos, literarios, musicales, pictóricos, artesanos… son el resultado de una determinada cultura. Pero también lo son los valores, las pasiones, las identidades, las ideas además de, no lo olvidemos,  las necedades, los fascismos y toda la posible gama de barbaridades humanas . Por ello, desde los gobiernos locales (o estatales, o nacionales, o supranacionales…) la gestión de la cultura no debería ser considerarla desde la limitada perspectiva de la administración de la cultura ligada al ocio y el entretenimiento de los ciudadanos o a  la mayor o menor riqueza económica que ella pueda aportar (estando bien ello) sino desde todo aquello que una cultura produce como esencia de la sociedad y los mecanismos que influyen para esta producción. Acudir a cualquier   manifestación “cultural” bien sea desde la vertiente estética  (artística), tradicional (folclore) o masiva (eventos) no hace por definición a una persona más culta. El acto en sí mismo y su metabolización depende de un estado intelectual y formativo previo y ese estado previo ha debido formalizarse en un entrono social influyente. Ese es el reto de la gestión cultural: provocar esa influencia. Nadie puede extraer “cultura” de donde no hay nada.

Por eso mismo la tan pregonada cultura digital (no creo que todo el que habla de ella sepa bien a qué se refiere) no es sino el resultado de una combinación de comportamiento con tecnología. En realidad un proceso civilizatorio.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: