[#636]

Quizá haya que pensarla también coma algo que nos concede libertad para soñar y libertad para ser felices (es necesario armonizarnos también con la alegría, con la diversión y ofrecer la cultura como catalizadora de la alegría, una alegría que sin duda contribuye más que ninguna otra cosa al bienestar.) Qué ciudad, qué ciudadanos, qué sociedad queremos. La de los mercaderes, la de los juglares, la de los mercenarios, la de los cándidos … el alma de la cultura es el alma de la humanidad y ésta va mucho más allá de la que nos marcan los mercados.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: