[#639]

Quizá estemos asistiendo a un neofeudalismo señalado por los señores de la política y el mercado. Justo por debajo los elegidos, los servidores directos encargados de transmitir el orden mientras evitan que los señores se ensucien. El resto dividido en dos: unas, estrictas herramientas de confección y consumo (las más favorecidas), y las otras (las menos favorecidas) máquinas de explotación. Aunque existen además otras que no son concebidas ni con la “suerte” de poder ser explotados pues se encuentran absolutamente fuera de la demarcación objetiva de los territorios feudalizados (simbólicos o no), los desposeídos de todo. No consta una salida fácil sin la movilización molecular a la que alude Guattari. El caldo de fascismo en el que nos estamos lentamente cociendo lo estamos alimentando nosotros mismos con nuestras dejaciones. Estamos haciendo nosotros mismos es trabajo que en otros momentos les correspondía a los guardianes, asegurar el orden (la última muestra es la deleznable ley que permite a los “ciudadanos de bien” denunciar a cuantos transgreden el orden establecido). La genialidad de haber externalizado el poder coercitivo y haberlo derivado en mínimas dosis a los propios poseídos (bien es cierto que siempre hay a quien le encanta ponerse gorras de plato y poder sentirse por algún momento pertenecientes a esa casta elegida). Y ahí estamos, sometidos bajo una tiranía diferida, externalizada, en la que la mayoría se encuentra a gusto porque le han extirpado convenientemente la capacidad crítica y la mínima humanidad que habíamos ido consiguiendo.

Y esto, aunque a muchos les suene estrafalario, es cultura, cultura en el más estricto sentido de término. Por eso mismo el mundo de la cultura (y no confundamos por favor el contenido con el continente, como no confundimos el fármaco con la salud ni el ladrillo con el urbanismo) tenemos mucho que ver en este trastorno. Tenemos mucha responsabilidad porque nos hemos domesticado y hemos sido espejo de los discursos. Nos hemos apuntado a la prédica dominante y hemos hecho de la cultura, de la cultura que ellos querían, un elemento amansador. La hemos derivado hacia el intercambio y hemos hecho que todo el mundo aceptara el código a implantar. La hemos puesto en manos del mercado (y no uso economía porque no debemos olvidar que ella misma es una ciencia social a pesar de todo) y empezamos (quiero creer que sólo eso) a perderla, a perderla como arma civilizatoria. La hemos colocado al servicio de las jerarquías, la hemos servido desde las instituciones en formato consumo y hemos desarmado la creación colectiva, hemos anulado la capacidad del ciudadano para luego decir que “no se os puede dejar solos” ¿recuerdan? O como bien expresaba Kant “Los reyes, en su calidad de padres, maltratan a sus súbditos como a niños por cuya subsistencia y felicidad quieren velar ellos solos. Los sacerdotes, en su calidad de pastores, como a ovejas y como a los queridos animalitos que nunca serán mayores de edad. Primero se incapacita a la gente para que no se pueda gobernar y después de eso se disculpa el propio despotismo arguyendo que la gente no se deja gobernar” Hemos abandonado la utopía y además hemos creado “empresas” que se han encargado bien de perfeccionar los sistemas de distribución (no puedo dejar de pensar sin embargo cuando hablo así en extraordinarios proyectos que nada tienen que ver con la tipología mencionada pero es necesario que observemos la globalidad y sepamos diferenciar en los juicios)

Retomar los mecanismos de subversión puede ser el primer gran desafío, retomar la calle, ocupar las mentes, recuperar el pensamiento. El agenciamiento colectivo de la cultura. Pero recuerden que hablar de esto y en estos términos es, al parecer de los dominadores y de sus adiestrados, algo propio de progres trasnochados. El cinismo positivista ha triturado a la ilusión. sírvanse ustedes y recuerden que nadie somos nada para un fascista.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: