[#722]

La crisis, la vomitiva palabra que encierra todo el despropósito de los mercados, ni siquiera debería llamarse así, quizá apoteosis, la apoteosis devoradora de las derechas extremas y del capital por controlarlo definitivamente todo. Una crisis encierra errores y sin embargo esto ha sido un auténtico éxito de programación y de resultados. Además de un éxito sociológico ya que la culpa recae sobre los que la sufren, un auténtico logro que se propaga bien en un caldo de cultivo compuesto por saña política y sumisión religiosa. Por eso la tristeza absoluta no está realmente en lo que estamos sufriendo, no está en la violencia del capital ni en la inquina de la política, nada honesto puede esperarse de ellos, la tristeza estalla cuando el ciudadano va a refugiarse en quien le oprime, cuando lo exalta, lo sube al altar y le da el impulso que le faltaba para terminar con todo. La tristeza estalla cuando entre esta miseria se confunde al enemigo y se arremete contra el igual, incluso contra el más débil. No me digan que no es un éxito. Esto también es cultura.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: