[#761]

Las políticas de cultura, hoy por hoy y considerando honrosas excepciones, se guían por una desventurada pereza intelectual y por un triste oportunismo discursivo. Por muchos festivales de los mil ríos que programemos lo único que hacemos es reproducir modelos trillados, servir de palanca de mercado y de reproducción de contenidos más o menos ocurrentes. Gran parte de las áreas de cultura de nuestro mundo local no son sino comisiones de festejos venidas a más. Todas las ciudades han acabado haciendo lo mismo con una única diferencia: su capacidad económica (y la talla intelectual de sus dirigentes, por supuesto). Lo tremendo también es que la apabullante oferta de másteres y diversas especializaciones para la “profesionalización de la especie” no parece que se aparten gran cosa de esta línea ideológica dominante. Difícil es alcanzar esa necesaria dosis de locura si los pilares son la convención académica, mercantil y política. Radicalizar para salir de lo trillado.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: