[#766]

Es evidente que siguen siendo necesarios cataclismos humanos para que el capital se regenere, se multiplique. Las guerras en el llamado primer mundo, el de la opulencia, ya no están bien vistas, ya no concuerdan con la “sensibilidad” alcanzada, no son convenientes ni adecuadas, no son elegantes. Sin embargo ellas, a lo largo de los siglos anteriores han conseguido las rentas necesarias para reestructurar y reorientar el capital y las finanzas. Hay una forma hoy que no requiere sangre, que no afea los escenarios. Los estados de excepción se consiguen por otras vías, los golpes de estado pasan a ser golpes de planeta y toman la forma de violencia financiera, una violencia que no les ensucia. Ha hecho falta una mínima paciencia, eso sí, y una calculada estrategia para lograr la última tragedia, la que denominan cínicamente crisis. A través de enormes zanahorias y narcóticos, contando con la connivencia de los aparatos políticos de los Estados se generó la alucinación de una arcadia de infinita abundancia. No nos confundamos, no se consigue esto sin una anulación absoluta de la Cultura, sin reducirla convenientemente a su aspecto mecanicista, sin despojarla por completo de su contenido crítico. También la Cultura se utilizó para alcanzar el paroxismo en la última Gran Guerra. Entonces se impulsó un modelo que agitó a las masas para la violencia. Hoy se ha deshabilitado su gen levantisco para impulsarlas a la pasividad. Por ello no es extraño que una población dominada por discursos machacones, simples y frentistas se abandone y acepte, entre la resignación y el acatamiento enfervorecido, propuestas que todavía les hunden más en la miseria. No hay nada más peligroso que un esclavo agradecido. Y eso es lo que hoy tenemos en cantidad extrema. La derecha fascista vence cuando se desposee a los individuos de cualquier asomo de pensamiento crítico. Para ello tienen en sus manos todos los mecanismos. Para ello la teórica izquierda que alcanza los púlpitos termina también entregada. Por eso me preocupa que ante la proliferación de másteres y posgrados de gestión cultural todo se convierta en la reproducción hasta el infinito de comportamientos y actitudes ancladas en el más absoluto estatismo académico, político y mercantil, en la infinita reproducción del discurso dominante, en la transcripción literal del pensamiento de los mercaderes…

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: