[#782]

La gestión de la cultura fundamentada sobre la programación, el mantenimiento, la conservación, la exhibición… es con diferencia mucho mas “agradecida”, mas cómoda, más rentable. Habría que valorar si también es mas “sostenible” en el sentido de generar tejido social, pensamiento crítico, valores… la gestión desde paradigmas de cocreación, de implicación e incluso de desinstitucionalización requiere de un mayor esfuerzo y de un mayor compromiso tanto en la concepción de los prototipos como en la ejecución de las acciones. La imagen del gestor de púlpito y despacho es una imagen vieja, deteriorada, fuera de sentido y más bien ligada a los trasnochados conceptos de distribución y disciplina en los que la Institución tiene la sabiduría incuestionable. Ya no es acertada la actitud indulgente y muchas veces arrogante de “transmitir cultura”, es necesario que la cultura sea algo vivo, compartido en el sentido amplio. La vida real, la cultura real no es un escenario, ni un museo ni siquiera un centro para la participación pasiva. Qué queremos decir, por cierto,  cuando hablamos de participación, no será asistencia a lo que nos referimos. Es muy diferente.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: