[#783]

La gestión de la cultura corre, hoy por hoy, paralela a la sociedad industrializada caracterizada por la sobreabundancia de lo inútil y el consumo sobrado. La gestión de la cultura se convierte en la superproducción de ofertas continuas y de acciones redundantes, un circulo que impide el necesario y saludable relajo reflexivo. Las sociedades, los modelos sociales fundamentados sobre el capitalismo de la obsolescencia inundan también la gestión de la cultura y quieren modelos industrializados. Bien es cierto que la fuerza del capital ha pasado del ámbito físico (producción fabril) al intelectual (producción simbólica) por lo que es necesario ejercer presión sobre dos estamentos: educación y cultura. Esta última requiere de intervenciones que puedan valorarse desde concepciones de rentabilidad que permitan la circulación de capital. La cultura se ha convertido en un aliado de las políticas liberales.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: