[#797]

El discurso no es ya afirmar que queremos más cultura, debería centrarse en definir qué cultura queremos. Yo lo tengo claro, la que abre brechas en el poder. Aparatarse de una vez de ese  pregón afincado en el pensamiento hueco. Un pensamiento que fortalece los discursos dominantes por simple ausencia de crítica. El espacio teórico y político de la cultura se ha relegado a una especie de socialdemagogia. La cultura despolitizada y desposeída no es sino adorno. La construcción de una ciudadanía comprometida se pierde en el marasmo de una sociedad que asume sin reflexión las proclamas de los medios, el discurso plano cala hondo bajo un instrumentalismo oportunista. ¿Para qué sirve la cultura en este contexto? Si la cultura no se considera, en una buena parte, como acción política y conformadora de procesos críticos no puede haber salida a una escalada de los pensamientos totalitarios.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: