[#812]

La racionalidad instrumental de la políticas culturales han creado objetos en forma de espectáculos y contenedores como única salida para unos procesos subordinados a la lógica de la mercancía. De ello se ha derivado un abandono de los procesos sociales que, paradójicamente, son los únicos que crean una simbología capaz de contrarrestar la lógica del objeto-sujeto y conformar sociedades participativas y creativas. Bajo este modelo únicamente se perpetúan las conductas reproductivas sin necesidad de reflexión. El biopoder foucaultiano ha conquistado los espacios de la cultura pública. Se distribuyen ceremonias de todo tipo pero casi nada hay de cultura. En realidad la cultura pública no es sino un apéndice administrativo del capital que es, en el más puro pensamiento hobbiano, despolitizador. La cultura crítica es un estorbo, también los pensadores, y poco lugar tienen en estos modelos acumulativos.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: