[#821]

La inmoralidad del capitalismo le permite arremeter contra todo aquello que le impida el crecimiento infinito, acumular hasta despojar. No es cierto que pueda controlarse, autocontrolarse. La cultura también ha sido atacada de modo permanente porque ha sido utilizada para confirmar y reforzar estructuras mentales que permitieran extender su lógica entre los ciudadanos. El “no hay alternativas” que estamos escuchando  hoy y la actitud ciudadana de acatamiento es sin duda una acción cultural del capitalismo. La cultura ha sido secuestrada y ahora tiene el síndrome de Estocolmo.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: