[#825]

Deberíamos reflexionar si estamos ofreciendo una cultura fast-food con todos los riesgos nutricionales que ello conlleva o por el contrario deseamos explorar otros caminos gastronómicos. Una propuesta: tomen como referencia el documental Super size me de Morgan Spurlock y sustituyan las hamburguesas por productos culturales de igual toxicidad. Imaginen el resultado. Nos preocupamos por lo que alimenta nuestro organismo y descuidamos lo que nutre nuestro cerebro.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: