[#846]

Mas allá de las grandes teorías, la cultura reside en los ciudadanos. Solo hay que salir para comprobarlo. Pasear por la realidad, la física o aquella que se vive en las redes y comprobar cómo somos y cómo queremos ser. Algo que se aprecia más allá de las programaciones, que se percibe en los comportamientos, en los usos, en las rutinas…

Por ello hoy ya no se puede pretender que las instituciones sean las que reflejen de forma unilateral la realidad, quizá que la complementen pero nunca que la sustituyan o se “hagan cargo”. Y pretender regular las relaciones con ellas a partir de modelos del pasado es un error que trae frustraciones y pérdida de energía, una obsesión inútil. Se necesita una especie de vocación de disidencia, una disidencia que se aparte de los gestos y que tome la regularidad, la reciprocidad y el hábito como escenarios. Tomar a la administración como un agente más es derivar las relaciones hacia una situación horizontal en la que también se debe enterrar el fantasma de la superioridad: si el otro no es más ni menos la relación se normaliza, se equilibran los discursos y las exigencias. Evidentemente este es un camino de doble vía: la amenaza no está en el otro, sea quien sea éste, sino en el modelo que adoptamos para establecer nuestras relaciones.

Y es que la cultura no reside en nadie sino que forma parte de un sentido total de la humanidad. A partir de aquí se conforman relaciones de poder en las que también entran en juego las artimañas para apropiarse de la explotación de sus productos. Sin embargo una apreciación de la cultura como un espacio de comunicación anula la autoridad reguladora venga de donde venga y tenga los objetivos que tenga. Puede que la mayor revolución en los procesos de la cultura local venga por revisar los modelos de comunicación y relación entre sus diferentes agentes. Si las administraciones públicas no venden coches no sé por que tienen que vender cultura, quizá su misión sea la de facilitar el tránsito, la investigación, la apuesta. Lo que es necesario es un verdadero cambio de actitud en los planeamientos políticos y abordar la cultura como un derecho más que como un servicio.

Porque, en definitiva, como decía al principio, la cultura somos nosotros. Y porque no puede convertirse en un acto invasivo. Quizá los ciudadanos hayamos esperado demasiado de las instituciones. Quizá las instituciones hayamos abarcado en exceso (nótese una esquizofrenia bastante común entre quienes nos movemos en territorios fronterizos). Esto quizá haya creado también lagunas, espacios muertos de comunicación donde no han crecido sino vacíos a partir de reproches. La cultura real se truncaba y evolucionaba, parecía evolucionar a remolque de lo que se convertía en espectáculo. No creo que sirvan para nada las estrategias y los planes si antes no cambiamos nuestras mentes, nuestras actitudes. Conocerse es la mejor manera. Saber cómo funcionan las cosas en los diferentes escenarios, en los distintos espacios, saber las necesidades y limitaciones de cada cual para algo tremendamente importante: no juzgar desde el desconocimiento y caer en la prepotencia de la Verdad. La cultura somos nosotros porque la sociedad somos nosotros, aunque suene a perogrullo.

Por eso el equilibrio nunca lo puede marcar la cultura oficial porque esta misma es una tendencia que sufre derivaciones. Las gestión de la cultura debe cambiar de modelo más en sus relaciones que en los contenidos.

Anuncios
  1. Genial artículo! Realmente se hace imprescindible un cambio de visión respecto a la cultura desde la política hacia el disrño y aplicación de políticas de forma más que de contenido que fomenten uso y participación más que mero consumo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: