[#856]

La emergencia de resultados (qué resultados) pone cada vez más en clara evidencia ciertos  modelos de gestión política de la cultura local. Incluso ahora, con una extraordinaria oportunidad para reorientar los planteamientos desde la reflexión y el análisis se pervierte la cultura local desde la urgencia de la visibilidad. “La teoría y los congresos no tienen presencia mediática”, escuché recientemente poniendo énfasis en que lo que de verdad cotiza son aquellas acciones que tienen eco en prensa. La fobia al pensamiento y una ignorancia creciente nos esta enterrando en un fondo cada vez más profundo desde las paranoias del “no perder el tiempo” para “hacer cosas concretas”. Las políticas de cultura local vienen infectadas irremediablemente por la norma de la urgencia y de la rentabilidad de partido. Imagen de consumo.

 

Sin embargo no podemos olvidar que el compromiso de reflexión, más si cabe en este campo de la cultura, es ineludible. Puede con ello que desde los ámbitos técnicos tengamos que hacer valer ese compromiso y, si es necesario, hacerlo desde la desobediencia. Debemos terminar de una vez con la sumisión absoluta a aquellos dirigentes políticos que ignoran la esencia de la cultura, que desconocen absolutamente la profundidad del concepto y que no son capaces sino de manejar terminologías huecas en discursos vacíos, que su interpretación de este mundo no va más allá de la idea de unas áreas de cultura comprendidas como agencias de espectáculos.

 

La necesidad de consolidar unidades de pensamiento esta evidentemente bien lejos de sus intenciones. Y es así que nos vemos condenados a la inmediatez, al capricho, a la premura… consiguiendo que la cultura local se destroce desde modelos totalmente irreflexivos y anclados en unos patrones de mercado propio de las épocas de bonanza. Y lo malo es que en las condiciones actuales, en las condiciones en las que se ha dejado el tejido creativo de las ciudades, ni siquiera el modelo de agencia de espectáculos sirve.

 

Huir de la reflexión en función de la acción concreta, abandonar las necesidades de generación de conocimiento, rompe los moldes con los que debiera componerse la cultura local: trabajarla para construir una sociedad emocionalmente rica y acomodada en la sensibilidad y en la critica. Cuidar la cultura para consolidar sociedades comprometidas no es asunto baladí porque, insisto, la cultura construye las sociedades y determina su modelo. Sin embargo ese significativo desprecio por el pensamiento nos conduce sin remedio a unos modelos de cultura de consumo poco o nada aptos para generar la sociedad que necesitamos.

 

Estoy convencido de que es urgente poner en evidencia estos comportamientos, alejarnos de un mal entendido respeto (nunca de doble vía, por cierto) que nos ha llevado a los técnicos a ocultar o disimular comportamientos absurdos y, en demasiadas ocasiones, incoherentes, desproporcionados o carentes de toda lógica. Porque no sé si se puede admitir que quien tiene responsabilidad pública sobre cualquier asunto lo desconozca de modo tan tajante. Bien claro queda ahora cuando la cultura es victima del deterioro impuesto por las políticas de austeridad y comprobamos que la única facultad de gestión provenía de unas arcas bien llenas. Todavía ignoro, tal es mi ingenuidad a semejantes años, de dónde le llega la ciencia infusa a un político para hacerse cargo de asuntos que desconoce por completo. Por ello quizá antes de repensar la cultura deberíamos repensar la función que la clase política cumple en la gestión de la misma.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: