[#864]

A vueltas con las culturas quizá podríamos hablar también de culturas “ocultas”. Un territorio desconocido que  compone el núcleo de la cultura como soporte social, culturas que difícilmente pueden contemplarse porque no afloran, que no lo hacen porque no aportan esa espectacularidad que hoy parece necesaria. Y porque solemos prestar atención únicamente a lo que se nos presenta perdiendo poco a poco la curiosidad por lo que está detrás, por lo no visible. Actuamos como si no existiese. Nos cuesta descubrir.
 
Pero indagar también debería ser una actitud relevante en los modelos de gestión de las políticas públicas de cultura. Y hacerlo no para localizar aquello que puede constituir un éxito sino para escudriñar el fondo. Para componer una estructura narrativa liberada del argumento (¿demasiados planes estratégicos?) que pueda fluir más libremente, que permita crear espacios que el ciudadano ocupe sin tutela.
 
La gestión pública de la cultura no puede falsear la realidad y la realidad es que esas culturas ocultas no son meros peones en el entramado ciudadano. La realidad es que pertenecen al paisaje humano.
 
Construir una ciudad de fachadas utilizando la cultura, determinada cultura, como referencia y marca (odio con todas mis fuerzas ese concepto) deshabilita y coloca a los ciudadanos como meros figurantes.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: