[#885]

Deconstrucción y políticas públicas de cultura

Si todo va bien y esta situación crítica por la que estamos atravesando sirve para algo, además de para apuntalar al poder económico, las relaciones sociales, en su más amplio sentido, están destinadas a transformarse. Lo bueno es comenzar con una deconstrucción planificada y fundamentada sobre la conexión ética entra las partes que la componen de un modo fluido y libre de ese aglutinante espeso e hipercalórico que siempre han utilizado las excentricidades corporativistas de unos poderes cada vez más alejados de la calle.

La cultura también forma parte de esta necesidad deconstructora. Por supuesto. Y forma parte porque es la esencia aglutinante que crea coherencia y explica por qué nos comportamos de un modo u otro, que explica por qué nos transformamos y evolucionamos, que participa, además, de esos comportamientos, transformaciones y evoluciones. En definitiva que estimula, provoca y relata. Y porque quizá la cultura sea también ese campo akásico del que nos habla Ervin Laszlo y está implicada, mucho más allá de lo que al parecer se llega a entender en la evolución de las sociedades. Y lo está porque es la contenedora y portadora de toda la información necesaria para generar y regenerar universos (¿multiversos? ¿metaversos?), para reorganizar nuestra estructura de lo no observable: aquello que desde una reducida visión cortoplacista se desprecia. Y quizá allá esté el quid de este asunto, quizá las políticas públicas de cultura deban orientarse hacia eso mismo: la interpretación de lo no observable. Algo que supera el concepto limitado y grotesco de la cultura como mercancía. Y ¿qué es lo no observable?: las fuerzas que producen los efectos, todo aquello que realmente mueve, aquella fuerza que no vemos pero hace que la manzana caiga. Quizá las políticas públicas de cultura deba dedicarse más bien a eso, a pensar en esas fuerzas que dirigen los efectos, a pensar en las dimensiones provocadoras.

Deconstruir, como primera medida, un “econoteismo” en el que se han instalado todas las fuerzas públicas para vaciar de contenido social cualquier intervención y centrarse en mercadear con la vida y ofrecerla sin salida a clientes-feligreses en sus más variadas tipologías. ¿Por pereza intelectual? Más que posible. Es algo que siento se ha instalado en el comportamiento de nuestras políticas, de todas en general y particularmente desastroso en las de cultura. Porque quizá el pensamiento es un escollo insalvable para quien tiene como referencia la osadía del “desprecio lo que ignoro”. El discurso político es engañoso. El de las políticas de cultura no lo es menos. ¿A quién le interesa la cultura?

Y es que esa pereza intelectual es caldo de cultivo para un perfecto modelo de censura. La que se genera evitando que otras voces entren con la consecuente degradación del espacio público. Degradación que, evidentemente y además, abre el camino a comportamientos y escenificaciones cargadas de un autoritarismo desatinado que se adjudica el conocimiento absoluto sobre las necesidades de la ciudadanía.

Por ello es posible también que buena parte de los planes estratégicos de cultura entren en este escenario de la pereza intelectual y nazcan ante la necesidad narrativa como excusa, ante la necesidad de un ropaje consistente con el que vestir galas porque, en realidad, no se entiende de verdad en lo que se está trabajando. Que modifiquen las ideas en ocurrencias, en meras alucinaciones transitorias que nunca sirven como hilo argumental aunque pretendan serlo… ensayos para canalizar la oficialidad de un discurso que intenta ablandar la cultura, hacerla útil para menesteres de posibilismo político. ¿Escepticismo ante los planes estratégicos? Escepticismo ante los discursos. No sé si llegaré a apearme de la idea de que las estrategias en cultura no son sino profecías del pasado, una especie de paleofuturismo mal condensado.

Artículo completo en >> http://www.edicionessimbioticas.info/IMG/pdf/Deconstruccion_y_politicas_publicas_de_cultura.pdf

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: